Si madrugas tú te ayudas. Consejos para madrugar. Kate Stone Matheson

Si madrugas tú te ayudas. Consejos para madrugar.

Despertándote temprano todos los días, podrás tener más tiempo para ti, para centrarte en tus proyectos y ser más productivo.

Comenzar el día en tus propios términos te dará sensación de libertad y control en tu vida. Es bien sabido que la gente con éxito en su vida profesional son grandes madrugadores. Pero no te conviertes en madrugador por despertarte un día a las 6 de la mañana, sino cuando lo haces todos los días e incorporas este nuevo hábito en tu vida. Si no lo has hecho antes o no estás acostumbrado, al principio se te exigirá dosis de fuerza de voluntad. Los primeros días te costará. Pero a partir del cuarto día costará menos, y así hasta convertirlo en una rutina.

La autodisciplina es como un músculo, es importante ejercitarlo. Nadie se va a correr una maratón sin haber entrenado antes. Para poder terminarla es importante constancia y disciplina.

Determinación

Pero antes de ser un madrugador habitual, vas a tener que superar el mayor de los obstáculos, tu propia resistencia interna. Tu mente te lo va a poner difícil, por eso es importante tu determinación para hacerlo. Si no llegas a un acuerdo contigo mismo, no hay nada que hacer. En cambio, si realmente crees que puedes conseguirlo, el cambio se hará realidad.

Propósito y objetivos específicos

Saber cuál es tu verdadera motivación para saltar de la cama todos los días a las 6 AM te servirá de gran ayuda. Esto hará que la fuerza de voluntad no sea tu único soporte al principio. Tener un propósito claro que le dé sentido a madrugar allanará el camino hacia tu nueva vida. Un propósito puede ser empezar un proyecto emprendedor o prepararse para una maratón.

De manera gradual

Puedes ir empezando poco a poco hasta que tu cuerpo se habitúe. Empieza levantándote de manera gradual 10 ó 15 minutos antes hasta que consigas llegar a la hora de levantarse deseada. Posiblemente si lo haces de golpe, lo consigas los primeros dos días, pero a la mente le habrá parecido tal esfuerzo que te lo pondrá aún más difícil para los siguiente días, aumentando así las probabilidades de que se te peguen las sábanas. ¿Quieres despertarte a las 5 de la mañana? Despiértate primero a las 7:00 de manera continuada. Luego a las 6:50. Luego a las 6:40 y así sucesivamente.

Acuéstate temprano

Aquí es donde considero que reside gran parte del éxito. Los que somos nocturnos nos cuesta mucho irnos antes a dormir, disfrutamos del silencio de la noche, es cuando pensamos que la magia de la creatividad nos invade y estamos más concentrados en nuestras tareas. Pero eso son nuestras falsas creencias. Para poder madrugar antes, hay que irse a la cama antes. Cuando empieces a tener el hábito de levantarte por las mañanas, verás que eres igual o más productivo que por las noches, tendrás un creciente sentimiento de satisfacción por tener las tareas realizadas antes de que empiece el día y a la vez estarás adquiriendo un ritmo de vida ordenado. Todo ello respetando tus 7 u 8 horas de sueño.

Evita estimulaciones

En mi caso particular son las series de Netflix. Hoy día es muy fácil caer en la tentación de ver series o películas en la cama con tu tablet o móvil.  Mi consejo es dejar las series y los dispositivos fuera de tu alcance, por ejemplo, en otro cuarto de la casa. Evita todo aquello que pueda estimularte antes de conciliar el sueño, de lo contrario podrás desvelarte, perderás horas de sueño y te despertarás más cansado. Si te cuesta dormir, mi recomendación es leer una revista o un libro que no te resulte muy apasionante.

Salta de la cama sin pensar

Cuando suene el despertador salta de la cama sin pensar. No dejes que tu mente te hable, que te justifique los “cinco minutitos más” o que todavía es muy temprano. Asocia el sonido del despertador con la acción de ponerte en pie. ¡Arriba!

Date premios

El premio gordo será ver que estás consiguiendo levantarte todos los días por la mañana y tus propósitos se están haciendo realidad. Esto te levantará tu autoestima y te dará una sensación de plenitud. Dicho esto, cuando te levantes los primeros días, para alimentar tu nueva rutina puedes darte pequeños premios como un buen desayuno o un paseo matutino.

¿Te ha servido de ayuda? ¡Si es así no dudes en compartirlo con tus familiares y amigos!

Víctor Girón

Víctor es Cofundador de The Open Office, donde desarrolla su pasión por los Recursos Humanos y el Marketing. Antes de empezar este proyecto, viajó por el mundo, vivió en China, fue headhunter, emprendió, hizo un MBA y ayudó a su empresa familiar a crecer.
Conecta: In 2C 14px
¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Please enable the javascript to submit this form

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.