8 consejos imprescindibles para convertirte en un buen oyente Mohammad Metri

8 consejos imprescindibles para convertirte en un buen oyente

Para convertirte en un buen oyente tienes que ir más allá, no es suficiente con oír. Debes prestar atención y entender, mediante una escucha activa lo que la otra persona te está contando.

Tenemos que deshacernos de la fea costumbre de interrumpir al otro mientras está hablando; aprender a escuchar es casi más importante que saber hablar.

Si tienes interés en empezar a escuchar de manera activa pero te frustra no saber cómo ponerlo en práctica, no te desesperes y ármate de paciencia. Esta habilidad se puede adquirir y mejorar durante el tiempo con práctica y esfuerzo.

Cómo ser un buen oyente

La escucha activa mejora el entendimiento y la compresión en cualquier proceso comunicativo, disminuyendo el riesgo de malentendidos y evitando las discusiones que puedan surgir entre el interlocutor y tú.

Para ser un buen oyente es necesario que te esfuerces, tanto de manera mental como física; la postura corporal expresa mucho más de lo que crees.

Debes aprender a respetar las normas del buen hablante y del buen oyente, recuerda no interrumpir.

Si lees con atención los siguientes consejos y los incorporas a tu vida diaria, notarás grandes mejoras en tus relaciones personales y laborales.

Consejos para ser un buen oyente

Lo más importante para crear un ambiente agradable es disponer del tiempo necesario y tener una actitud positiva. Una vez tengas esto claro es importante que cumplas los siguientes pasos:

  1. Concentra toda tu atención en escuchar, si estás pensando en otras cosas mientras alguien te habla  puedes omitir detalles que son importantes y hacer que la otra persona se sienta ofendida; ten por seguro que se dará cuenta.
  2. No malinterpretes, si no tienes la seguridad de estar entendiendo bien el mensaje no tengas reparo en hacer preguntas.
  3. No utilices el teléfono móvil en medio de una conversación, por educación intenta evitar cualquier distracción externa.
  4. Mantén el contacto visual y una postura corporal correcta, no te tumbes ni te sujetes la cabeza con el brazo, puedes transmitir falta de interés.
  5. Respeta siempre los turnos de palabra, si tienes alguna aportación está genial que la desarrolles, pero sin interrumpir a nadie.
  6. Se reflexivo y proporciona retroalimentación, haciendo preguntas para saber todo con más detalle o para saber si has entendido bien el mensaje, por ejemplo: ¿Quieres decir que actuaste así porque…?
  7. Utiliza frases como “Opino como tú” o “Me gusta como actuaste en ese momento”. Así refuerzas la conversación y generás un sentimiento de empatía con el interlocutor.
  8. Cuando la otra persona termine de hablar intenta hacer un breve resumen de la conversación, es otra forma de comprobar que has entendido bien el mensaje y demostrar interés.

Si en algún momento te despistas, es mejor pedir disculpas y retomar la conversación que disimular como si no hubiera pasa nada; no puedes perderte detalles importantes del mensaje.

Para convertirte en un gran comunicador lo primero que debes hacer es aprender a escuchar de manera activa; si logras conseguirlo habrás desarrollado una habilidad muy útil y valorada, una herramienta eficaz para evitar conflictos.

The Open Office

The Open Office es una plataforma de Employer Branding que nace con la misión de ayudar a los candidatos a encontrar el trabajo y la empresa de sus sueños y a las empresas a transmitir de manera transparente y atractiva sus valores, su cultura corporativa y su propósito.
¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Please enable the javascript to submit this form

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.