El perfeccionismo puede acabar matando tu búsqueda de trabajo (y tu autoestima) Autumn Mott Rodeheaver

El perfeccionismo puede acabar matando tu búsqueda de trabajo (y tu autoestima)

Ya lo decían nuestros padres, o cualquier inversor financiero, poner todos los huevos en la misma cesta no es aconsejable.

Te encuentras en situación de desempleo y quieres poner remedio a esta situación actualizando tu currículum y tu perfil en LinkedIn, escribiendo cartas de presentación y yendo tanto a conferencias para hacer contactos como a cursos para seguir aprendiendo habilidades que crees que necesitas mejorar. Sin embargo, pasan los días y has aplicado a muy pocos puestos de trabajo.

No te digo que solicites al primer empleo que salga, pero si lo que estás esperando es al puesto soñado o el que crees que puede encajar perfectamente con tu perfil, sólo vas a sentir es frustración. Primero, porque a lo mejor no sale esa posición o sale después de mucho tiempo, y cuando llegue el momento que lo publiquen (siento ser cruel y directo) no llevará tu nombre puesto en la silla. Por mucho que creas que eres el candidato perfecto, hay otros mil candidatos optando al mismo puesto. Si esperas para los puesto perfectos o casi perfectos, dejarás pasar otras oportunidades, que a lo mejor a priori no te convencían, pero en realidad podían haber sido idóneos para tu carrera profesional.

Durante la búsqueda de empleo, los candidatos pasamos por varios estados de ánimo como la desesperación, ansiedad o frustración. Por eso la actitud que ayuda es la de estar activo, tener una mentalidad abierta y tratar de llamar al mayor número de puertas posible, así tendrás más probabilidades para que te llamen. Una mentalidad de no tener miedo y no limitarse con el puesto ideal te llevará a abrir tus horizontes, porque sino, de la otra manera, a medida que otros trenes pasan y otros candidatos se van subiendo, estarás en un estado de bloqueo esperando a tu oportunidad “perfecta”.

Muévete

Además de solicitar a puestos de trabajo, asiste a eventos, llama a tus contactos o tómate un café con uno de ellos para que te pueda orientar cómo enfocar tu búsqueda de trabajo. De esta manera no estarás esperando y te sentirás activo y productivo, este “movimiento” le sentará bien a tu autoestima.

Agítate el miedo

Uno de los mayores temores de los perfeccionistas durante la búsqueda de trabajo es sentirse rechazado en los procesos de selección. Trata de no tomártelo personal, a todos nos han descartado alguna vez cuando optábamos a un puesto, y sigue intentándolo. Sacúdete ese miedo (mental) que te impide comerte el mundo, los primeros golpes serán un poco duros, pero con la práctica te sentirás más cómodo y te irán saliendo mejor las entrevistas hasta conseguir el trabajo.

La búsqueda de empleo ya es bastante tediosa de por sí. Es como cruzar un desierto. No gastes más tiempo del necesario centrando tu energía en pocos puestos, y no permitas que tu miedo a ser rechazado te detenga. Así que por favor, ¡muévete y agítate el miedo!

Víctor Girón

Víctor es Cofundador de The Open Office, donde desarrolla su pasión por los Recursos Humanos y el Marketing. Antes de empezar este proyecto, viajó por el mundo, vivió en China, fue headhunter, emprendió, hizo un MBA y ayudó a su empresa familiar a crecer.
Conecta: In 2C 14px
¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Please enable the javascript to submit this form

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.